miércoles, 21 de marzo de 2012

Fotografía forense - Metodología de la investigación criminalística

Las fotografías por el importante grado de fidelidad en cuanto a registro que tienen resultan ser uno de los auxiliares más preciados en diferentes ámbitos, especialmente y que nos ocupará a continuación, en el ámbito de la investigación criminalística la fotografía suele ser fundamental y un gran apoyo a la hora de obtener la máxima información sobre un hecho y además lo posibilita al mismo en el menor tiempo posible.


En el caso de la medicina forense, que es la rama de la medicina que se ocupa de determinar la causa de muerte a través del exhaustivo examen del cadáver en cuestión, la fotografía resulta ser un acompañante infaltable, ya que a medida que el médico legista, tal como se denomina al profesional que realiza esta tarea, va obteniendo los diferentes resultados, los mismos, serán fotografiados para así tener documentados todos los pasos de examinación del cadáver que luego seguramente resultarán fundamentales en un juicio, como pruebas, por ejemplo.
Entonces, para presentar los resultados de una prueba que se realizó en el laboratorio y que imposiblemente se pueda llevar a cabo, por ejemplo en un tribunal, se suelen emplear procedimientos como las fotomicrografías, fotografías tomadas con fluorescencia ultravioleta, la fotografía que ilustre el ensayo o medida, contraposición de fotografías que permitan comparar huellas de dedos, pies, de marcas de herramientas, de balas disparadas, entre otras alternativas.
En el caso de las fotografías forenses por la relevancia que pueden ostentar en cualquier juicio es que se demanda de parte de las mismas que no exista el retoque en los negativos o copias que se utilizarán como evidencia oportunamente, solamente se encuentra permitido un control de las sombras. Por ello es que si existe la menor duda acerca de su autenticidad es que la misma en un juicio será desestimada. De existir un retoque o alguna cuestión subyacente deberá ser explicado si el tribunal así lo considera.
Básicamente, la fotografía forense por su función requiere de un trabajo de laboratorio lo más limpio posible, no trucos técnicos, no retoques, ni cualquier otro efecto que pueda empañar su veracidad, en este sentido, a diferencia de lo que ocurre en otros contextos, como ser en una revista de moda, las imperfecciones cuentan y son importantes, no vale taparlas, el secreto seguramente estará en mostrarlas para así descubrir verdades.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada